Augusto Ferrer-Dalmau se ha convertido en un referente de la pintura contemporánea española. Sus obras de temática militar y de época reflejan un estudio detallado basado en la documentación y el asesoramiento de expertos. «Para pintar mis cuadros tengo que seguir siendo un niño«, razona un artista que considera que «la grandeza de España está llena de ovejas negras» y confiesa que le «da pena la cantidad de españoles que se han muerto por lo que somos y nadie se acuerda de ellos«.