No es que todo le vaya rodado, ni muchísimo menos, es que lleva cuatro años en silla de rueda. Con todo, afronta las dificultades y dolores (que los tiene, vaya si los tiene) con naturalidad, optimismo y humor, buen humor.